Todo acerca de
ÉCCOLE®

ÉCCOLE® es el adhesivo perfecto para pegar zapatillas, pero para que funcione perfectamente es necesario que tengas en cuenta nuestras recomendaciones.

Como ÉCCOLE® seca muy rápido, cuando la superficie a pegar sea muy extensa (como en el caso del pegado total de una suela) sugerimos realizar el pegado en etapas.

Si utilizás una sujeción adicional durante 5 minutos, sin mover el calzado, el pegado va a
ser más efectivo.

ÉCCOLE® pega en 60 segundos, pero su resistencia final se logra luego de 3 horas de secado.

ÉCCOLE® debe aplicarse en una sola cara de las superficies a pegar. Aplicar en las dos caras implica poner una cantidad excesiva de adhesivo y resulta contraproducente para un buen pegado y para una terminación prolija.

ÉCCOLE® no adhiere sobre polietileno, polipropileno, teflón ni superficies siliconadas.

Si tu calzado tiene zonas de telas con alto contenido de algodón pueden verse dañadas.

Una vez que pegaste tus zapatillas con ÉCCOLE®, te recomendamos lavarlas con agua fría.

Tené en cuenta que las superficies deben acoplarse perfectamente entre sí, porque el producto no rellena espacios vacíos.

No apliques una cantidad excesiva de adhesivo ya que retrasa notablemente el tiempo de secado.

No lo dejes OREAR, uní las partes inmediatamente.

ÉCCOLE® no es inflamable y no resiste la exposición directa al fuego.

ÉCCOLE® es resistente al agua en condiciones normales de uso, pero no lo recomendamos para aplicaciones que estén en contacto continuo con agua.

No apliques ÉCCOLE® sobre superficies húmedas o mojadas.

Si al unir las 2 partes con ÉCCOLE® sobresaliera un exceso de producto, podés quitarlo con algún palillo tipo escarbadientes de manera muy simple y prolija.
Esto dejará la unión mucho más prolija y mejor terminada. Recordá que una cantidad excesiva de adhesivo puede generar una ligera coloración blanquecina sobre la superficie.

Evitá que el pico se tape manteniéndolo limpio.

Cuando el pomo esté tapado nunca lo presiones.
Destapalo con un alfiler teniendo la precaución de no apuntar a tu cuerpo.

Para una buena conservación, una vez utilizado, limpiar el pico con papel absorbente seco, tapar firmemente y conservar en ambiente fresco y seco para los próximos usos.

Si el producto entra en contacto con tu piel podés lavar la zona con abundante agua tibia con ayuda de un abrasivo suave (tipo piedra pómez o piedra China) y bajo chorro de agua. Luego aplicar crema protectora para suavizar. De todas formas, los restos de producto endurecido se desprenderán espontáneamente en unas horas.

Si ÉCCOLE® entrara en contacto con tus ojos, no cierres los párpados, lavá con abundante agua tibia. Evitá quitar los restos de producto curado, estos se desprenderán solos espontáneamente. Consultá de inmediato a un médico oftalmólogo.